Síntomas del Embarazo

¿Cómo sé si estoy embarazada?

Una de las “pistas” que suele ser la que hace saltar las alarmas ante la posibilidad de estar embarazada, es la ausencia de menstruación, sin embargo, no es el único síntoma.

Cuando una nueva vida comienza a gestarse, la mamá puede percibir primero una serie de síntomas de embarazo vamos a ir viéndolos con detalle:

  • Aumento de tamaño mamario: Debido a las hormonas las mamas se vuelven más sensibles y aumentan de tamaño
  • Cansancio y sueño: La progesterna y la gonadotrofina coriónica son las hormonas que provocan este cansancio. Además no podemos olvidar que se está gestando una nueva vida en tu interior y el gasto de energía es mayor.
  • Pequeño sangrado vaginal: Cuando tiene lugar la implantación del cigoto en el útero después de ser fertilizado tiene lugar un pequeño sangrado de color rosado que no viene acompañado de dolor.
  • Náuseas y vómitos: La presencia de las hormonas progesterona y gonadotrofina coriónica hacen que, normalmente por las mañanas, las madres sientan náuseas y vómitos. Esto suele suceder en las primeras fases del embarazo, aunque algunas mujeres lo sufran durante todo el embarazo.
  • Mayor percepción de olores: La mujer está mucho más sensible a ciertos olores y sabores.

    Síntomas Frecuentes en Embarazadas

    Síntomas Frecuentes en Embarazadas

  • Apetencia o repulsión de ciertos alimentos: La producción de la hormona gonadotrofina coriónica es la que provoca que se produzcan cambios sensoriales y se puede dar tanto el deseo de comer ciertos alimentos como de sufrir aversión por otros. De forma coloquial nos referimos a esto como los antojos.
  • Disminución de la tensión arterial: Durante el embarazo el cuerpo produce unas hormonas propias que hacen que las paredes de los vasos sanguíneos estén más relajadas y por ello desciende la presión.
  • Mareos y desmayos: Por la razón antes dada, se pueden producir mareos y desmayos.
  • Aumento de la frecuencia miccional: El cuerpo de la mujer sufre de un incremento de líquidos corporales (sangre y otros fluidos). El tamaño del útero va aumentando a medida que progresa el embarazo y hace que la vejiga se congestione provocando la necesidad de ir a orinar con más frecuencia.
  • Atraso menstrual: Es el signo más determinante en las mujeres con menstruaciones regulares.
  • Aumento de la temperatura corporal: La hormona progesterona determina un aumento en la temperatura corporal.
  • Aumento de tamaño del abdomen: En un embarazo menor de 12 semanas, no es debido a la presencia del útero, sino a una distensión intestinal por aire retenido.
  • Dolores pelvianos: Se deben a la congestión y crecimiento del útero. La sensación es similar a la proximidad de la menstruación o a los dolores que se experimentan durante la misma.
  • Constipación y flatulencia: La progesterona, hormona que es segregada en grandes cantidades por el cuerpo lúteo del ovario, determina un enlentecimiento del tránsito intestinal y como consecuencia también produce flatulencia.
Etiquetas: