Educar sin miedos

Niño en el Parque   En muchas ocasiones, cuando están los niños jugando en el parque con el tobogán y demás juguetes que hay en los parques, los padres estamos más nerviosos que los niños, por si se caen, por si se raspan las piernas e incluso en algunas casos por si se manchan. Inconscientemente estamos limitando su libertad de movimiento y transmitiendo nuestros propios miedos a los niños, Si estamos constantemente con el «Ten cuidado, ¡Que te vas a caer!» al final el niño se caerá. Tenemos que transmitirles confianza y seguridad.

Cuando los padres se alteran más de la cuenta, por ejemplo, al caerse su hijo de un tobogán, los niños se asustan más, y le dan una importancia que en realidad no tiene. Y en estos momentos no nos damos cuenta que son niños, y que tienen que jugar, que es normal que se caigan, que se raspen las rodillas, que se hagan chichones, etc. Si interiorizamos esto nos encontraremos más tranquilos en el parque e incluso los niños se caerán menos.

«Aquellos días en que los niños pasaban horas jugando al aire libre sin cuidado alguno, explorando el mundo sin rumbo fijo, son cosa del pasado en «Sobreprotegidos», un documental sobre padres sobreprotectores».