Desarrollo del Dibujo de 0-3 años

Niños DibujandoAparentemente, el dibujo de un niño tan pequeño no nos dice nada: un garabato, lleno de trazos desordenados y sin sentido, de diferentes longitudes y direcciones… estamos muy equivocados; desde que comienza a estampar en un folio esas “rayas” nos está comunicando sus conocimientos, sentimientos, su desarrollo físico y social…en resumen todas las propiedades y transformaciones que el niño sufre a medida que crece.

Es hacia los 18 meses aproximadamente cuando el pequeño empieza a mostrar ese interés por el “arte”, arte que evoluciona gradualmente hasta convertirse en dibujos que tienen un cierto sentido y son reconocibles para el adulto, aproximadamente a los 4 años. Dicha evolución revela el desarrollo que el niño está sufriendo, como antes indicaba, en todos los aspectos: intelectual, físico, social, creador, emocional, perceptivo y estético.
La habilidad para la coordinación oculo- manual (ojo mano) refleja ese desarrollo físico: pasa de un garabateo sin sentido a uno más controlado, producto de un mayor control de su cuerpo y de su grafismo, prestando cada vez mayor atención a lo que dibuja. En este aspecto cabe destacar la importancia que muchos padres dan a que su hijo dibuje con la derecha; la mejor manera de hacerle un favor al niño es dejarle que libremente pinte, tan pequeños suelen ser ambidiestros usando una mano u otra indistintamente, hasta que se decantan por una, fruto de una dominancia de un hemisferio del cerebro sobre otro, no producto de la casualidad y el empeño en usar la derecha más que la izquierda.
Niños DibujandoHacia los dos años y medio el niño va poniendo nombres a esos garabatos con o sin sentido: un pato, mi casa, el agua, yo… nos demuestra esa conciencia social que va tomando de sí mismo en principio, y posteriormente de lo que le rodea, de lo más cercano y perceptible a lo más lejano e imperceptible. Claramente el pequeño nos está mostrando en un papel lo que en su interior está pasando: no sólo yo existo, sino que a mi alrededor hay un medio social formado por más personas y cosas. Si observamos cuidadosamente sus trabajos, nos daremos cuenta que lo primero que toma forma es la figura humana, a la que añade detalles (ombligo, brazos, manos, nariz..) conforme es consciente de su existencia, si bien también para el “artista” tengan más o menos importancia; pues todo lo que vaya apareciendo reflejado en sus creaciones será todo aquello de su medio con lo que se vea identificado o le guste.
Igual que no hay dos niños iguales, no hay dibujos iguales, porque cada uno aporta algo de sí mismo, de sus pensamientos e imaginación. Darle a un pequeño unas pautas  o reglas a seguir mientras se crea, es limitarle, cortarle de raíz esa capacidad creadora y que actúe mecánicamente. Es primordial darle el material que necesite para su trabajo, y otorgarle total libertad para que desarrolle su creatividad tanto en el dibujo como en el proceso de realización del mismo.

Etiquetas: , ,