Dar Responsabilidad a los Niños

Niños Jugando

Los padres tenemos que dejar que los niños vayan resolviendo por si mismos sus propias dificultades o pequeños conflictos que les surjan. Al igual que tenemos que ser conscientes que son niños, y que es normal que vayan a tener conflictos con los otros niños, como por ejemplo, quitarse los juguetes, pegarse, empujarse, morderse… pero no debemos intervenir como justicieros o como si nos pusiéramos a su misma altura, sino dejar  que vayan aprendiendo a resolver sus conflictos por si mismos. Para ello el niño tiene que tener algunas limites coherentes adquiridos, como que con violencia no se solucionan los problemas, sino hablando: «Es mío, y no quiero que me lo quites», «No me gusta que me empujes». etc. De esta forma el niño aprenderá a defenderse sin violencia (pegando, arañando, mordiendo, ni empujando) y diciendo lo que no le gusta que le hagan.