Comportamientos de los Niños en diferentes etapas

Cada niño es distinto y reaccionan de formas distintas ante nuevas situaciones, como es comenzar en la Escuela (periodo de adaptación). Desde bien pequeños van formando su propia personalidad, hay niños tranquilos, nerviosos, simpáticos, sensibles, etc. También existe una gran diferencia en cuanto a la edad que tengan los niños cuando entran en la escuela:

Niño y Bebé

  •  BEBÉS (Menos de un año): los bebés suelen tener menor dificultad que los niños que ya rondan el año. A partir de los 8 meses comienza la fase llamada la Angustia del Octavo mes, en la cual empiezan a desconfiar más de los extraños y a llorar cuando dejan al bebe sólo, con otra persona o el adulto no están lo suficientemente cerca de él.
  •  NIÑOS DE 1 A 2 AÑOS: esta etapa es la más complicada debido a que están en el proceso de cambio de bebés a niños, y el apego con los padres es bastante fuerte. Es la etapa donde los niños se fían menos de los desconocidos y no se quedan conformes con cualquiera.
  •  NIÑOS DE 2 A 3 AÑOS: cuando se incorporan a la escuela niños de estas edades, también lloran, es normal, debido a que se quedan unas horas en un sitio nuevo, niños nuevos y con unos adultos que no conocen de nada. Sin embargo, al ser más mayores pueden utilizar las rabietas para chantajear a sus padres, y conseguir lo que quieren, que es que no le dejes en ese lugar extraño. Pero al ser niños más mayores, a los pocos minutos que no estén sus padres en el aula, se les ha pasado con un cuento, con una canción o simplemente jugando. En definitiva se adaptan mejor.

¿Qué hacer cuando tu hijo llora al quedarse en clase?

No preocuparse demasiado ya que normalmente el periodo de adaptación lo superan todos los niños sin ningún tipo de trauma, en un par de semanas. Y como he dicho antes cada niño es un mundo y pueden reaccionar de formas totalmente distintas, aunque siempre hay excepciones.

Las escuelas poseen sistemas para facilitar este proceso llamado periodo de adaptación, como por ejemplo: que los niños estén dos horas la primera semana, tres horas la siguientes y por último la jornada completa. La primera semana es la más complicada, porque llorarán bastante, evidentemente van a preferir irse con sus padres a quedarse con un desconocido. Pero poco a poco el niño se irá dando cuenta que es un lugar cálido, donde va a encontrar nuevos amigos, nuevos juegos, juguetes y materiales, y por su puesto se va a encontrar acogido y querido.

Los padres tenemos que entender que es un proceso normal, que les costará los primeros días, que llorarán e incluso algunos patalearán, pero que antes de dar la vuelta a la esquina del cole, ya se les habrá pasado y estarán jugando con sus nuevos amiguitos. Y antes de que termine el curso, algunos llorarán porque no se querrán ir a casa, ya que se lo pasan muy bien en la escuela.

Etiquetas: