Apego a Objetos

Suele suceder que algunos niños antes de cumplir su primer año de vida desarrollen un apego hacia ciertos objetos. Estos pueden ser muy variopintos, desde un peluche hasta una prenda de vestir de sus padres. Lo común en todos ellos es la textura suave de los mismos.
Estos objetos sueles ser llamados “objetos de transición” ya que permiten al niño a dar el paso entre la etapa en la cual dependen totalmente del adulto por su estado de bebé a esa otra etapa en la que empiezan a ganar en autonomía y por lo tanto empiezan a ser independientes, además de ayudarles a sentirse protegidos y seguros.
El término “transicional” fue introducido por el psicoanalista Donald Winnicott y con él quiso definir “la primera posesión del no-yo”. Las características de esos objetos serían:

  • Son elegidos libremente por el niño.
  • El objeto tiene un olor especial.
  • Es ese y no otro.
  • El niño no se separa de él, incluso duerme con él.
  • Su pérdida causa tristeza.

Osito de ApegoCuando un niño desarrolla la necesidad de un objeto de transición, hemos de tener presente que se trata de una etapa más dentro de su desarrollo y que lejos de ser un problema es una experiencia que le va a ayudar a expresar sentimientos de apego tales como el cariño, el cuidado y la responsabilidad.
Al igual que el niño es quien escoge su objeto de transición, también será él quien se desprenda del mismo; situación que suele ser hacia los tres o cuatro años pero que en algún caso puede prolongarse hasta los cinco o seis.

Etiquetas: